Review: Ghost Recon Wildlands beta – ¡A explorar los paisajes de Bolivia!

El próximo gran proyecto de la serie Tom Clancy es Ghost Recon Wildlands, y Cultura Geek probó la beta cerrada para acercarte los primeros detalles e impresiones de game.

Ghost Recon y los juegos de Tom Clancy en general evolucionan y cambian con cada nueva entrega, y con este nuevo capítulo te van a permitir recorrer las ciudades y montes de Bolivia como miembro de una fuerza paramilitar. Ghost Recon Wildlands es uno de los primeros games donde vas a poder recorrer parajes salvajes y aventurarte fuera de la jungla de cemento. Estas son las impresiones de la beta que Cultura Geek ya pudo probar:

A lo largo de las diferentes misiones de Ghost Recon Wildlands, vos y tu equipo (que suma cuatro jugadores) van a realizar distintas misiones para combatir a un grupo de narcos. El cartel Santa Blanca tiene varios miembros clave que vas a tener que eliminar en nombre de la democracia y el gobierno de Estados Unidos. Con esto, te podés imaginar por donde va la narrativa, que aunque intenta ser realista, tiene ese componente “patriótico” del “primer mundo” que puede llegar a molestar a varios jugadores y muy especialmente a quienes vivan en Bolivia. Eso sí, si estás dispuesto a pasar este detalle por alto, te encontrás con una experiencia sólida debajo de esta narrativa cuestionable.

RELACIONADO – E3 2016: Ubisoft presentó Ghost Recon Wildlands

A lo largo de tu aventura por el monte boliviano, vas a tener que completar una serie de tareas en un enorme mundo abierto, quizás el más grande que Ubisoft haya creado hasta ahora. Este se encuentra lleno de marcadores con tareas para realizar al estilo Far Cry o Assassin’s Creed, una marca de estilo de Ubisoft. Por ejemplo, vas a tener que liberar rebeldes para ganar experiencia y desbloquear mejoras, entregar vehículos, alcanzar algún punto del mapa y más. Es interesante que puedas usar una variedad de sigilo y acción para cada misión, cosa que puedas elegir cómo jugar.

El mapa es tan grande que desplazarte a pie es poco realista, y por eso tenés a tu disposición varios vehículos. Además de los típicos autos, camiones, jeeps y motos, también tenés otros que te llevan por aire y agua como aviones, helicópteros y botes.  Algunos de los momentos con más adrenalina son cuando vos y tu grupo comparten un vehículo y mientras alguien maneja, los demás les disparan a los enemigos. Otras situaciones destacadas incluyen sobrevolar el área de alguna misión y tirarte en paracaídas, sin que nadie te detecte.

RELACIONADO – E3 2016: Underground, nueva expansión de The Division

Un gran detalle de Ghost Recon Wildlands es que las armas son variadas y diferentes, pero ninguna es inútil como pasa en muchos juegos con progresión.  Por ejemplo, cuando encuentres documentos, inteligencia o realices tareas vas a sumar experiencia para desbloquear diferentes armas, y hay desde ametralladoras, escopetas, y pistolas a partes para darles funciones específicas. Vas a tener que juntar no sólo recursos sino también experiencia para poder adquirir ciertas mejoras. Esto no sólo ocurre con tus armas sino con tus drones, tus lentes de visión nocturna y otras habilidades pasivas.

El juego es especialmente divertido si lo jugás con amigos, aunque las misiones se puedan abordar de a un solo jugador. Cada uno de tus compañeros podrá ser controlado por la inteligencia artificial si no tenés suficiente gente para cubrir cada uno de las cuatro posiciones, no es lo mismo, pero la IA es respetable.

Ghost Recon Wildlands se lanzará el 7 de marzo de 2017 para Xbox One, PlayStation 4 y PC. Es un título que promete mucho con su beta, y parece solucionar varios de los detalles que obstruían la experiencia de experimentos anteriores como The Division.