Pochoclo Rancio: James Cameron ¡tu pasado te condena!

Tal vez llame la atención que en esta columna de Cine B o cine Bizarro,  hagamos mención al  nombre de James Cameron, pero… no todos pueden ocultar su pasado.

James_Cameron

Es raro ver el nombre de James Cameron en esta columna de Cine B o cine Bizarro , el director de cine que ha sabido ponerse al hombro las más megamillonarias e hipertaquilleras películas de Hollywood de todos los tiempos: Terminator, Aliens, T2Titanic, Avatar… Sin embargo resulta que este Mr. Hollywood no siempre estuvo en lo más alto de la maquinaria cinematográfica como podría suponerse  -bueno, los dos últimos ya nos van dando alguna que otra pista-. Y si, para no hacerla muy larga, les contamos que el bueno de Jim estuvo muy pero muy cerca de pegarse un corchazo porque como director era un verdadero muerto.

battle
Cuélguense con nosotros de los hombros de un Arnold que viaja en el tiempo, y retrocedamos a babucha hasta principios de los años ochentas, donde nuestro amigo Cameron se pegoteaba todos los dedos con La Gotita armando las horribles maquetas de un no menos terriblemente espantoso film de ciencia ficción que es estrenara en nuestro país como Batalla más allá de las Galaxias. Esta peli era una intentona de subirse al éxito de Star Wars, como tantos otros filmes que daban por sentado conseguir llenar la taquilla con solo poner algo de galáctico en el título. Los ejemplos sobran, pero volvamos a concentrarnos en la magia de Cameron. La película era una producción del Amo y Señor del cine B, el mismísimo Roger Corman. Roger no era el mago de los efectos especiales precisamente, pero era el mago del presupuesto y te hacía una película con dos mangos y con el vuelto te hacía la secuela. Claro que con las cifras que manejaba no se puedía pretender mucho, así que la calidad del film no era algo que le quitara el sueño a este buen hombre siempre y cuando la recaudación le dejara una buena tajada. En el caso de Batalla más allá de las Galaxias más de la mitad del presupuesto se fue en pagarle a dos actores de los que por aquel entonces habían tenido una carrera actoral más que respetable: George Peppard, el Hannibal Smith de Brigada A y a un muy baqueteado Robert Vaughn (ex agente de C.I.P.O.L) mientras que  al prota lo arreglaron con bicocas -es decir dos cocas y nada de pancho- y a Cameron con la promesa de dejarlo ser no solo director de segunda unidad sino también diseñador de producción, una evidente humorada de Corman quien fuera también el responsable de este proyecto que se llamaría Galaxy of Terror, que tal como prometía su título también fue de terror.
Como dato curioso, a tal punto llegaba el caradurismo de la productora de Roger Corman, que las secuencias de combates de las navecitas de Battle Beyond the Stars fueron utilizadas en otra película aun peor, estrenada en los cines de Oklahoma y aledaños bajo el título de Space Raiders.
Pero volvamos a la Galaxia del Terror: sin esforzarnos en lo más mínimo encontramos en esta movie un choreo notable a Alien pero en este caso los gusanos espaciales en lugar de limitarse a  eliminar a los humanos, iban un paso más allá y acosaban sexualmente a las señoritas de la tripulación. Tan zarpada era la crudeza de las imágenes de la violación gusanil  filmadas por Jim que la peli se ligó una calificación de X que en aquella época se le otorgaban a las pelis pornos. Como dato de color no está de más decir que en esta peli laburaban Willy el lagarto panqueque de V Invasión Extraterrestre, posteriormente  famoso gracias al papel de Freddy Krueger y el Tío Martin de la más que olvidable serie televisiva Mi Marciano Favorito.
Corría entonces el año 1981 y nuestro héroe del encuadre  estaba más cerca que nunca de tener que volver a su temporalmente relegada profesión de camionero.

galaxy
Pero los golpazos no terminan acá. Tras el estreno de Galaxy, James vuelve a la carga con Pirahna II The Spawning la secuela de otra peli de peces con dientes que había dirigido nada más y nada menos que Joe Dante (Gremlins), cuando no, también bajo el sello de Roger Corman. En esta ocasión había sido contratado como responsable de FX pero terminó reemplazando al director que al ver el desastre que estaban haciendo literalemente se tomó el buque. De hecho, Cameron también se tiró por la borda y dejó la peli a la deriva tras ver el primer montaje de lo que se había estado filmando. Resulta que por cuestiones de presupuesto solo tenían actores italianos que no hablaban una palabra de inglés y para colmo de males los animatronics de las pirañas eran peores que los muñecos de la Isla de los Wittys -si no te dice nada la referencia, mejor googleala.

piranhas
Y tras este bochorno sin precedentes, nuestro artista estrella se encierra en un motelucho de mala muerte, enfermo y a punto de morir de fiebre mientras por la tele pasaban un viejo capítulo de The Outer Limits, episodio donde casualmente un soldado del futuro vuelve al presente para liberar una batalla que cambiaría la historia de la humanidad, y también la de James Cameron quien en los días sucesivos escribiría el guión de la primer Terminator y posteriormente vendiera los derechos de su obra, por la suma de un dólar, a Gale Anne Hurd, señorita que por aquel entonces era la asistente de…(si, adivinaron) Roger Corman quién luego se convertiría en la esposa del director submarinista y gracias a ella nuestro malogrado cineasta conociera finalmente el éxito con este  film y posteriormente con AliensEl Secreto del Abismo. Sin necesidad de hilar muy fino el tiempo se encargó de aclarar los tantos: tras el divorcio de la pareja Jim se dedicó a mirar cascotes en el fondo del océano y a proponernos bodrios de la talla de Titanic o Avatar, mientras que la genial Gale se terminó casando con Brian de Palma y es actualmente la productora de la serie televisiva de zombies más famosa de la historia para la cadena televisiva AMD. James promete algún día terminar las dos secuelas de Avatar (de la versión cinematográfica del manga Alita Angel de Combate a estas alturas mejor olvidate), todas propuestas más pecho frío que el terminator de metal líquido…¡vamos que hasta Roger Corman tiene verdaderos peliculones!

Y si quieren saber más sobre Batalla más allá de la Galaxia (no se pierdan la aparición de la Nave de los Nestors o George Peppard comiendose un chori) los invitamos a escuchar nuestro podcast bizarro de ciencia ficción y marionetas:

 

bostapocalipsis_logo_web