Review Matterfall: Contra, Turrican y Furi mezclados en una licuadora

Housemarque, desarrolladores de Dead Nation y Resogun, vuelven a las pistas con Matterfall, un Blast’em Up frenético y adrenalínico, cargado de momentos que te van a volar la peluca. Enterate todo lo que esta bestia digital tiene para ofrecer en esta nota.

Si querés recordar los dolores y amores que provocaban los viejos juegos plataformeros de acción como el Super y Mega Turrican, Matterfall llegó para superar tus expectativas.

Matterfall es un juego de acción y plataformas desarrollado por Housemarque que nos cuenta la historia de un mundo que evolucionó a base de manipular “materia inteligente“. Este es un tipo de materia especial alienígena que impulsó la industria y la evolución del ser humano, pero sólo para tomar vida propia y reclamar el fruto de su progreso.

RELACIONADO – PlayStation en Paris Games Week 2015: conocé todas las novedades

Matterfall nos pone en la piel de Avalon Darrow, una especialista en hacer volar alienígenas, con quien deberemos reclamar nuestro planeta y limpiarlo de todo rastro de materia inteligente. Para ello, Darrow contará con una armadura especial mejorada con un cañón en su mano derecha que tiene la capacidad de crear materia y hacer volar bichos por los aires.

En el apartado historia nos encontramos con un guión bastante simple pero que cumple su cometido, ya que nos cuenta lo suficiente para que entendamos de qué lado estamos.

Al comenzar sólo contaremos con los movimientos básicos de la guerrera intergaláctica Avalon, los cuales son saltar, doble salto, hacer un dash en cualquiera de las cuatro direcciones, disparar y crear materia. Estos movimientos se usarán prácticamente todo el tiempo y los primeros niveles serán como un campo de entrenamiento para lo que nos espera luego, porque a partir del segundo nivel, la dificultad escala enormemente.

Matterfall presenta un estilo de acción que no te deja pensar mucho, pero lo tenés que hacer de todas formas, porque si jugás este juego sin premeditar tus acciones, te esperan un número incontable de muertes. Esto se debe a que casi constantemente las pantallas están cargadas de enemigos y cada uno tiene formas diferentes de atacar y defenderse, así como nosotros tendremos diferentes formas de dañar y defendernos de ellos.

Jugar sin identificar a quién nos estamos enfrentando es un suicidio, como también lo es quedarnos quietos. Es por eso que mientras nos movemos, saltamos, esquivamos y disparamos, tenemos que prestar atención a nuestro entorno y decidir nuestro mejor curso de acción en pocos segundos si queremos superar el nivel.

Matterfall presenta en su gameplay un desafío duro, pero no imposible, lo que nos motiva a aprendernos sus mañas y usarlas en nuestro favor, porque los resultados visuales de un nivel terminado habiendo tomado todas las decisiones correctas, son dignos de la pantalla grande.

Una gran incógnita que presenta este juego es: “¿Cómo es eso que dijiste de que creabas materia?”, bueno, quizá es un poco menos asombroso de lo que suena.

El rayo de materia presenta una mecánica interesante que le suma al frenetismo del juego. Pulsando el R2, Avalon activará un rayo que podrá materializar plataformas invisibles para llegar a lugares inaccesibles de otro modo. Al estar esquivando tiros, enemigos y explosiones mientras en el suelo nos espera un vacío o un suelo con materia roja dañina, materializar plataformas es uno de los desafíos más difíciles de conquistar en este juego.

Pero eso no es todo lo que hacemos con nuestro rayito mágico, porque cuando matamos enemigos algunos dejarán un círculo azul de materia que, si le disparamos con el rayo, matará a todos los enemigos que se encuentren en su pequeño radio de explosión.

Pero el chiste está en ser un estratega, ya que varios enemigos a la vez pueden dejar estos círculos, y si activamos uno habiendo otros alrededor, estos reaccionarán haciendo una explosión en masa que puede limpiar la pantalla de enemigos, y el resultado visual es increíble.

También contaremos con la habilidad de hacer un dash que sirve para esquivar, además de para alcanzar plataformas lejanas o transportarse más rápido. Pero para entender mejor la utilidad de esta habilidad, primero tenemos que hablar de los enemigos:

Los encontraremos de todos los tamaños y habilidades, pero en general cuentan con un tipo de ataque que son disparos de materia roja. Esa materia puede ser contrarrestada con las habilidades de Avalon; cuando un enemigo dispare, si hacemos un dash en su dirección, Avalon se verá envuelta en materia azul y, al frenar, ese campo explotará. Eso hará que los disparos no te hagan daño y, a su vez, congelará a los enemigos que hayan sido tocados por la explosión de tu campo.  Aunque, a estar atentos y no abusar, ya que el Dash requiere un pequeño cooldown que nos puede dejar muy vendidos ante el ataque enemigo. Esto hay que tenerlo en cuenta porque es una gran habilidad para cuando estemos rodeados, pero a su vez hay que calcular dónde quedaremos después del Dash y si tenemos algún otro modo de defendernos mientras esperamos al cooldown.

RELACIONADO – PlayStation Plus: anunciaron los juegos gratis de agosto

Otra habilidad que nos sacará las papas del fuego más de una vez será “Override”. Mientras matamos enemigos, algunos nos dejarán energía azul de recompensa. Ésta servirá para cargar una barra de override que, al llenarla, podremos activarla con el cuadrado para ralentizar el tiempo y desatar una furia de balas y explosiones que nos harán ver como todo un héroe de acción.

Los niveles se separarán en 3 sub-niveles y un nivel de jefe. En los sub-niveles encontraremos unas rocas de materia roja que, si les disparamos con nuestro rayo de materia azul, encontraremos dentro un rehén. Estos rehenes sirven para aumentar nuestro puntaje total en cada nivel, pero su verdadera utilidad la descubriremos cuando empecemos a rescatar a varios. Esto es porque, a medida que acumulamos rehenes rescatados, se irán destrabando habilidades especiales para ayudar a Avalon en su cruzada anti-alien.

Entre las habilidades podremos encontrar upgrades para las ya existentes, como más tiempo en modo override o que las bombas anti materia tengan un mayor radio de explosión. Estas habilidades son permanentes mientras las tengamos equipadas y no requieren cooldown.

También descubriremos nuevas armas como granadas y misiles teledirigidos, pero estas habilidades si requerirán cooldown, dependiendo de lo masiva y efectiva del arma, por eso tenemos que usarlas de forma premeditada.

Un punto que nos obliga aún más a pensar cada decisión que tomemos es que sólo tenemos 3 slots para equipar habilidades, y esos slots se comparten para las habilidades permanentes y las habilidades activadas. Esto nos lleva  apor momentos tener que parar la acción para cambiar el equipo y rearmar nuestra estrategia, quitándole un poco de ese sabor al límite que por lo demás tiene todo el tiempo.

Las batallas contra jefes pueden llegar a ser largas, durante hasta 10 o 15 minutos, porque requerirán que implementemos TODO lo que aprendimos hasta el momento y no darán tregua. Aunque esto puede llegar a sonar como algo no muy bueno, es todo lo contrario, ya que las batallas son evolutivas y, el jefe que estemos enfrentando en el último tramo de su energía, no será el mismo al que comenzamos enfrentando. Esto se debe a que, a medida que reciben daño, los jefes irán modificando su estrategia y lanzando ataques más masivos que terminarán llenando la pantalla de enemigos, disparos, bombas y mucho más.

Matterfall es un divertidísimo y adrenalínico Blast’em Up no apto para cardíacos, que te exigirá hasta el extremo de tus habilidades. No es un juego largo ni corto, pero tiene la duración suficiente como para regalarte una linda batería de buenos recuerdos.

Matterfall verá la luz en el mercado digital el 15 de agosto en Norte América y el 16 en Europa a U$D19.99.

Comentate algo: