Ford imprimirá piezas y accesorios de autos en 3D

Ford, la marca de automóviles, presentó su sistema de impresión Stratasys, Infinite Build, que planea usar para imprimir autopartes en 3D, más livianas y eficientes. Conocé todos los detalles de este revolucionario sistema, ¡en esta nota!

Ford Motor Company usará las últimas tecnologías de impresión 3D para crear autopartes y accesorios para sus vehículos. La firma automotriz busca implementar el uso de esta tecnología a gran escala para reducir costos en la producción. Este nuevo sistema, bajo el nombre Stratasys, Infinite Build, podría no solo cambiar el paradigma de eficiencia en producción de vehículos, sino también el de personalización.

Este sistema de impresión 3D se encuentra en el Centro de Investigación e Innovación de Ford en Dearborn, y representa una oportunidad única para la industria automotriz para acelerar y personalizar la producción. La impresión en 3D ya es una realidad en otras áreas, y se espera que en 2020 su mercado alcance los 9.600 millones de dólares. Es una tecnología cada vez más eficiente y accesible, y se la usa en ámbitos tan diversos como el sector aeroespacial, la educación o la medicina.

RELACIONADO: Ford innova en la conexión de smartphones y autos vía SYNC AppLink

El mayor beneficio de la impresión 3D es que acelera mucho los procesos, especialmente en las etapas que se diseñan los prototipos. Sin embargo, tampoco hay que descontar cuánto más livianas son estas piezas, y lo mucho que hacen para ofrecer mejor eficiencia de combustible. Por ejemplo, un alerón puede reducir su peso en el 50% comparado a su versión en metal fundido. La tecnología es particularmente rentable para crear piezas en bajo volumen, para prototipos y componentes de vehículos de carrera, pero también se la podrá usar en herramientas, accesorios y componentes de vehículos.

Para quien no conozca la tecnología de impresión en 3D, se trata de un sistema que permite indicar las especificaciones de una pieza en un programa de computadora. Tras completar el diseño, y comprobar que funciona, se lo “imprime” aplicando capas de material hasta llegar al objeto final. El reemplazo de cartuchos se hace de manera automatizada, por lo que las impresoras 3D pueden funcionar sin detenerse durante horas, e incluso días.