Condones Moleculares: el futuro del control de la natalidad

Científicos de Universidad de Berkeley encontraron una nueva manera de controlar la natalidad con un condón molecular que además es eficaz para ambos sexos, sin efectos secundarios hormonales. Te contamos todos los detalles de este descubrimiento, ¡en la siguiente nota!

En un estudio que publicaron recientemente los científicos de la Universidad de California en Berkeley, muestra como dos sustancias químicas que se encuentran en las plantas pueden ser utilizadas para el control de natalidad. Las mismas harían que los espermatozoides no puedan “perforar” el óvulo, por ende, al no engendrarlo, esta posibilidad del nuevo anticonceptivo sería un gran Plan B para los defensores del aborto.

RELACIONADO – Phondoms: la campaña de Tulipán sobre las redes y videos hot

El espermatozoide humano debe viajar 24.000 veces su longitud para alcanzar el huevo, y para lograrlo su cola lo impulsa moviéndose de lado a lado. Al alcanzar el óvulo, el esperma cambia de técnica a una de sacacorchos, empujando su cabeza a través de la capa protectora. Ese empuje final hacia la fertilización, lo realiza empujando una tonelada de iones de calcio que se encuentran en la cola del esperma. El mismo tiene un canal ionico único que se llama Catsper1.

Cuando el espermatozoide se acerca al óvulo, ese canal de iones entra en acción, debido a la proximidad con la progesterona – que es la hormona que segrega el ovario y la placenta femenina para preparar al útero en la recepción del óvulo fecundado –.

Los investigadores de  Berkeley que trabajan en este proyecto, hicieron un descubrimiento probando compuestos químicos que, lo que podría lograr es sabotear el momento sacacorchos del esperma. Ellos encontraron que Lupeol y Pristimerin, sustancias que se encuentran en ciertas plantas, muestran un resultado prometedor para anular ese momento de fertilización.

Las sustancias se encuentran en productos de consumo cotidiano para el ser humano. El Lupeol se lo puede encontrar en: áloe, uvas, aceitunas, col, entre otros. Por su parte la sustancia Pristimerin es menos común, y se lo conoce por ser utilizado con frecuencia en medicina herbaria China.

RELACIONADO – i.Con: el condón inteligente que mide tu performance sexual

Ellos notaron que esos productos eran capaces de anular la respuesta natural que genera el esperma en cercanía con la progesterona, y afirman que este método es 10 veces más eficaz, y menos invasivo que otras formas de control de natalidad que se encuentran en el mercado. Lo denominaron como “preservativo molecular”.

La profesora Polina Lishko, una de las tres investigadoras encargadas de este proyecto, en una nota que dio a Wired, dijo que planea crear una compañía en la cual se ofrezca lo que ella denomina “un anticonceptivo universal”. O sea, para ambos sexos sin discriminar. El mismo podría ser entregado a través de un parche para la piel, así como también en forma de un anillo vaginal, incluso podría ser utilizado como un anticonceptivo de emergencia. Lo novedoso de este método es que el óvulo nunca sería fertilizado.

Lo que complica el desarrollo de este condón molecular es el costo que conlleva. El equipo sigue buscando maneras más económicas de adquirir las sustancias necesarias, pero las mismas están presentes en niveles muy bajos en las plantas. Aún el condón molecular está siendo testeado, y se estima que no esté disponible hasta dentro de unos años.