El sodio y el magnesio podrían reemplazar el litio en las baterías

Un grupo de investigadores científicos de la Fundación Nacional Suiza para la Ciencia desarrolló un nuevo modelo de baterías, dejaron de lado el ion de litio como componente principal para reemplazarlo por el sodio y el magnesio.

Los investigadores del EMPA (Instituto Federal Suizo de Materiales, Ciencia y Tecnología) se pusieron como objetivo principal encontrar nuevos materiales que puedan ser utilizados en las baterías recargables y, de esa manera, ofrecer una alternativa a las actuales compuestas por litio. El resultado de sus pruebas demostró el potencial que tanto el sodio como el magnesio tienen.

Este nuevo modelo de baterías implicaría relativas ventajas y alternativas sobre las actuales, como el uso de materiales sólidos, sin necesidad de compuestos líquidos o inflamables como los que se utilizan en la actualidad.

Los investigadores pudieron concebir las bases de un nuevo sistema de electrolitos sólidos con estructura cristalina, cambiando el litio de manera absoluta. Igualmente, la arquitectura de esta nueva estructura aún no está terminada del todo.

RELACIONADO – Lilium: el taxi volador completó su primer viaje

Esta batería de sodio y magnesio puede activarse e iniciar su funcionamiento a una temperatura ambiente de 20 grados centígrados, y es capaz de soportar calores de hasta 300 grados, pero el diseño final y el proceso de manufactura todavía no están definidos.

A todo esto, el sodio es un elemento mucho más fácil de conseguir que el litio. Aunque los investigadores también destacaron que almacena menor cantidad de energía que el litio. Sin embargo, podría llegar a convertirse en una gran opción si el tamaño de las baterías no fueran un factor para su desarrollo.

RELACIONADO – Rusia construye robots Terminator que disparan armas y rescatan personas

El magnesio, por otra parte, según los estudios, es un elemento que contiene grandes ventajas respecto al litio, aunque su manipulación es un poco más compleja. Los científicos destacaron que este componente es abundante, no puede generar riesgos de explosión y, por sobre todas las cosas, cuenta con dos cargas positivas, mientras que el litio solo tiene una sola. Es decir, almacena casi el doble de energía en el mismo volumen.

Estos estudios, por el momento, no son definitivos y falta mucho tiempo para encontrar un prototipo funcional y completo, pero es una opción viable a un futuro cercano. ¿Qué opinas?